a Oscar, a quién más. ¡Qué fácil hubiera sido la vida sin ti! Si tú no hubieras existido, la vida habría sido tan tranquila, recatada, anónima… Pero aquí estabas y a pesar de llegar primero, siempre fuiste un desconocido. Un monstruo. No recuerdo precisamente cuándo o cómo llevaste a casa […]