Blog
gas

Pinches mexicanos miedosos, no que muy machos.

Posted by J. A. San Rome | enero 6th, 2017 | No responses

 

Quien vive temeroso, nunca será libre, escribió el poeta latino Horacio. Esta frase describe a la perfección lo que el gobierno de Peña Nieto está tratando de hacer para que sus “ajustes y no aumentos” pasen a segundo término y para que en la ciudadanía sea más importante salvaguardar su integridad, antes de cuidar su economía, que el tan alevoso e injustificado gasolinazo pondrá por los suelos. Al final del cuentas, para los mexicanos agachones lo importante es que haya salud aunque cada vez sean más pobres.

Lo que es una realidad es que Peña Nieto se ha inspirado en Diaz Ordaz para gobernar, pues usa las mismas tácticas para someter a sus detractores, crear culpables y quedar como el salvador del país. ¿O no fue a caso así como el cara de mono Diaz Ordaz justificó el 2 de octubre en Tlatelolco?

Para todo ciudadano con un poco de sentido común, está claro que los saqueos y desmanes que han ocurrido en la Ciudad de México y Estado de México principalmente, han sido orquestados por los famosos llamados grupos de choque del PRI, por algo no es casualidad que los municipios del estado que gobierna Eruviel Davila, alias el gato del grupo Atlacomulco, es donde se han realizado este tipo de acciones sin que las policías municipales hayan intervenido.

La sicosis que han querido generar con ello, es claro que tiene un sólo fin: persuadir a la gente para que tema más a los ENCAPUCHADOS, que nadie ve y que por teletransportación pasan de Ecatepec a Atizapán para después aparecer en Calzada Legaria.

La órdenes que tienen los presidentes municipales emanados del PRI en el Estado de México, son claras, dejar que los ciudadanos vivan aterrados y con miedo a protestar. De otra manera, no se entiende cómo en Atizapán y Naucalpan las patrullas anuncian un toque de queda como si fuera Alepo. Como es bien sabido en este estado para encontrar a un culpable basta con agarrar al que va pasando, presentarlo ante los medios de comunicación y decir que mató, descuartizó y metió a dos mujeres en una maleta porque una le gustaba y la otra vio cuando la mataba…Un historia que sólo a los productores de la Rosa de Guadalupe se les puede ocurrir y que, dolorosamente, demuestra qué tan ingenuos y cortos de criterio creen a los mexiquenses, a los que ahora les hacen creer que cualquier hijo de vecina puede saquear una tienda de autoservicio, sin que la policía pueda intervenir.

Hay que ser honestos, el uso de estos viejos recursos solo demuestran que Peña Nieto piensa que los mexicanos somos una bola de pendejos que nos tragamos y creemos todo lo que televisa y su séquito de periódicos aduladores dicen y que a través de victimizar a una señora que no puede caminar y pierde su cita con el doctor a causa de los bloqueos, van a lograr hacernos sentir culpables para así volver agachar la cabeza y decir el clásico, “hay que ponerse a trabajar en lugar de andar perdiendo el tiempo manifestándose”.  Afortunadamente, cada vez quedan menos mexicanos de ese tipo y cada vez hay más mexicanos que saben a qué está apostando el gobierno y no están dispuestos a caer en su juego.

José Luis Sampedro escribió: Gobernar a base de miedo es eficacísimo. Si usted amenaza a la gente con que los va a degollar, luego no los degüella, pero los explota, los engancha a una carro… Ellos pensaran; bueno, al menos no nos ha degollado, y eso es a lo que está apostando el gobierno, a hacer creer y sentir a la gente que al menos no los robaron o saquearon sus negocios un grupo de vándalos omnipresentes e invisibles que nadie ve pero que todos aseguran YA VIENEN…

La mediocridad del mexicano, su facilidad para creer y difundir rumores es el arma que ha usado el PRI para mantener a una sociedad conformista y que acepta ser cada día más pobre, mientras le queda el consuelo del “que sea lo que dios mande”.

El gobierno federal y su partido, necesitan capital para comprar el voto del pobrerío resignando a seguir siendo pobre y para eso necesitan aspirinas de $500 o $1,000 según las dolencias de los enfermos de cada municipio y esas aspirinas las va a poner la clase trabajadora a la que no le quedará más que aceptar los “ajustes” en los precios, pues lo que menos quieren es que el auto o negocio que con tanto trabajo consiguieron vaya a ser destruido por los ENCAPUCHADOS.

Llegó el momento de quitarnos el miedo a los rumores, somos más de 100 millones de mexicanos y los ladrones son unos cuantos. Llegó el momento de no tener miedo a levantar la voz y decir al gobierno: no permitiré un abuso más. Llegó el momento exigir gobiernos honestos; pero sobre todo, llegó el momento de no aceptar lo inaceptable, de recobrar la dignidad y desterrar el miedo de nuestras cabezas, apagar la televisión, abrir los ojos y decir: ya no soporto más esto tiene qué cambiar.

Deja un comentario